8 jun. 2012

Pombo. El temblor del héroe


El temblor del héroe
Álvaro Pombo
Editorial Destino
Podríamos afirmar que la cobardía es uno de los males endémicos que han acechado al ser humano desde el principio de los tiempos. Ser cobarde es algo terrible. Y terrible sería negar que en este, nuestro mundo, esta especie de lánguido ser crezca de forma imparable; el ser humano se acomoda, elige actitudes y comportamientos convenientes para su provecho sin apenas arriesgar nada, para enfatizar así su tranquilidad y asegurar de este modo su supervivencia.

Román, el protagonista de esta nueva novela de Álvaro Pombo, es uno de esos seres que la vida ha convertido en cobarde e indiferente, él simplemente deja que las cosas pasen, sin inmiscuirse, sin inmutarse, con una insensibilidad fría y egoísta ante el dolor ajeno.

En su refrigerada soledad, Román, jubilado y retirado de la sociedad, vive abrumado por la nostalgia de su pasado como profesor universitario de filosofía, pasa los días rememorando al ilustre educador que fue, a sus colegas y a sus fieles alumnos, como Elena y Eugenio, con los que todavía comparte relaciones emocionales e intelectuales que lo siguen atando a su pasado, que lo siguen encadenando a ese peligroso triangulo interpersonal que tinta su vida de un gris televisivo imposible ya de sintonizar.

Ante esta situación, aparece la figura de Hector, un joven e inocente periodista, problemático y desentendido, que pretende rescatar del olvido al viejo Román sin saber que esta nueva relación quedará trágicamente marcada por los fantasmas de su oscuro pasado, el refrescar de un pasado ya olvidado que marcará el presente de ambos en la controvertida figura de Bernardo.

Pombo es más Pombo que nunca, despierta de su barroquismo manejando con soltura y audacia a este elenco de seres inactivos y anestesiados, de seres inalterables e insensibles inmersos en una vida cuasivegetativa regada de momentos y acciones que hacen de El temblor del héroe una elocuente denuncia pancista. Una novela vanguardista e innovadora, con altas dosis de valentía, acariciada por una limpia y culta prosa cargada de elocuentes divagaciones filosóficas que conminan al lector a una íntima reflexión existencialista sobre la vejez, la amistad o la lealtad y ante todo sobre la inferencia del tiempo sobre nuestras vidas. 

Pombo arriesga todo a una carta, hace temblar el contenido sin alterar el continente con su pluma como única arma de contención, hurgando en nuestra sensibilidad, confesando lo inconfesable.
 
Escrito por Diego L.G

Este comentario literario ha sido publicado en el último número (junio 2012) de la revista D´Latinos Magazine.



Más información sobre comentarios literarios y artículos publicados en los medios de comunicación en Mass Media El Inquilino de Papel.

2 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho este libro. Como siempre Pombo hace uso de un lenguaje culto y casi artificioso en alguna de sus partes que le caracteriza otorgándole a sus libros una lectura tan regia como el aspecto del propio autor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario,comparto lo que dices; un gran escritor culto y regio, como esta, su última novela. Saludos.

      Eliminar

Dejaron su comentario...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...